Poniendo los calcetines en el estante de las emociones y echando de menos a los cajones de un armario donde meter los calcetines.

Exprimiendo la guitarra sin cuerdas y haciendo sonar el amargo zumo de naranja.

Escurriendo las palabras atropelladas mientras intento  escuchar la vieja fregona estropeada.

Olfateando ruidos desconcertantes a la vez que escucho los olores de la vida.

Encajando ladrillos en un puzzle  buscando las piezas de la esquinas.

Sintiendo el agitar de mis pintauñas mientras pinto la tristeza, la alegría, la rabia…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios