Las garras que me desgarran para abrirme, duelen.

Cuanto más descubro de mí, mas me detesto; no quiero tener necesidades,ni carencias, ni falsas verdades, ni…

Se muchas cosas que no quiero pero que difícil es conocer realmente aquello por lo que estaría dispuesta a darlo todo, por lo que me sacrificarìa, aùn olvidàndome del esfuerzo por ser recompensado.

Quizá deberìa de volver a ser una niña para traerme un poco de ingenuidad, ilusión y también porque no energía.

Esta es la irrealidad

Anuncios