Me dispongo ante este lienzo sin colores, siento que no hay trazos que exponer; ya no se dibujar. Muevo mi mano en un sin sentido para hacerla despertar y va deslizándose por este gran cuadro sin formas, sin ningún concepto o título con el que lo podamos nombrar.

Quizá ya no sé expresar, quizá nunca supe… quizá algo lo impide, no sé si subir o bajar, ya hacia la derecha mi lienzo finaliza, vuelvo a subir e intentar y mis dedos cansados provocan que por hoy, lo quiera dejar.

Anuncios