A veces, la vida es tan contraria a Walt disney que tengo que pintarme las uñas de rosa para poder seguir enganchada a ella; a mí me gusta compartir colores y cuando no dispongo de ellos prefiero desaparecer del mapa.

Nunca me he metido en una cueva de la que no haya vuelto a salir  y precisamente creo que el estar en ella es lo que me lleva en algún momento, a volver a agarrarme (aunque sea) a la lluvia para ver que tras un rayo de sol, aparece el arco-iris; lo importante es saber que nunca está todo perdido.

Anuncios