Es hablar sin voz pero soñando y sintiendo.

Es llorar y reír, sin sollozos ni lamento, sin carcajadas ni risas; solo con el pensamiento.

Escribir: es chillar y gritar, desahogarte en silencio. Poder dibujar, pintando sin lienzo.

Escribir es bailar, con ritmo y movimiento; desde una silla sentada o desde cualquier buen asiento. Es poder navegar, sin mar, barco ni puerto.

Os animo a volar, planearéis con el tiempo; coge lápiz o pluma y ve eligiendo aeropuerto.

Anuncios