Y vuelvo a respirar,

camino entre la gente,

parece que oigo el mar,

sonrío de manera diferente.

Escucho el palpitar

de un corazón ardiente;

me quiere susurrar,

me dice: no te vayas , vente, vente.

Entonces quiero andar

con el sol siempre presente

para que no puedan enfriar

las cuerdas que conectan con mi vientre.

Inspiro una vez más

el sol sigue latente

compruebo el agitar,

las risas producidas en mi mente.

Hoy podré soñar

muy plácidamente;

mañana despertar

con energía, estupendamente.

Anuncios