Te veo desaparecer lentamente tras la oscura niebla que cubre todos los momentos que hemos pasado , los duros y los no tanto…

Te me escapas en una carrera en la que hemos corrido a la par pero ahora siempre soy  la que va detrás intentando alcanzarte sin llegar a lograrlo, te toco apenas con mi dedo índice queriendo frenarte a la vez que tu haces un spining en el que no puedo seguirte; segundo tras segundo, vas distanciandote cm a cm, sacandome cada vez mas ventaja y sé que por mucho que corra no lograré llegar a agarrarte.

Me duele , sufro viendo como te escurres de entre mis manos al igual que lo hace una gota de aceite, dejandome impregnada pero sin poder guardarla; y es entonces, cuando me doy cuenta de que ya no te tengo, de que te has ido cerrando la puerta; dejando una nota con un hasta siempre pero volando sin billete de vuelta.

Entonces me consuelo con eso de que unos se van mientras otros llegan; solo que no necesitaba hueco para que otros entraran, tengo suficientemente sitio para todos; esto no se trata de un mueble que quepa o no en tu habitación; se trata de personas que te la llenan con su simple presencia, que hacen que tu lugar huela a perfume, sin haber sido perfumado; sea cálido, aún sin calefación; puedas estar tranquilo, mientras los vecinos montan una fiesta; duermas, aún con la ventana abierta; sonrías, estando despierta.

Anuncios