El año se ha consumido como un polo se derrite si lo dejamos al sol unos instantes; ayer mismo entraba por aquella puerta, tarde (como siempre) pero sonriendo; saludando con la alegría que me caracteriza y todas me mirásteis con cara de : Esta está to´loca.

Mañana cierro esa puerta que guarda un montón de anécdotas, vivencias, aprendizaje, amistades, sobre todo grandes amistades y un sinfín de cosas que no se pueden expresar con unas simples letras negras sobre un fondo azul verdoso.

Aún queda un año en el que volveremos,nos veremos, sucederán nuevas cosas… Sin embargo creo que ya no nos sorprenderá cuando Sara conteste a una profesora como en realidad nos gustaría hacer a todas , cuando se vaya de clase dando un portazo; cuando Barby llegue siempre tarde a primera hora y yo después; cuando se me ocurra la feliz idea de mover un mueble  y tire toda una pila de cajas, la reacción de Sara M. ante eso o cuando le dí a su preciado abrigo; cuando os tire un libro desde la otra punta de la  clase; cuando Almu nos mande callar o Débora C. mueva la cabeza como que se está enterando de todo y repita la frase que acaba de decir la profesora mientras pinta su preciosa casa; cuando Esther nos empiece a narrar historias de Alfonsito , de su padre , de su madre, su hermano o algún miembro de su extensa familia; cuando miremos a la de Ret y nos suba el autoestima (porque qué cara); cuando Teresa se ponga a hacer voces explicando alguna que otra cosa; cuando el cura suba a clase y diga alguna que otra gilipollez como que no vamos a ser felices sino aceptamos a dios como nuestro padre o se ponga a mirar por todos lados buscando el crucifijo; no nos sorprenderá ver a María mandando y mandando mil trabajos; ya no llamaremos Fol a Flor; no nos extrañará cuando Mapi diga: tenéis algo que hacer? y todas pensemos: esta no tiene ganas de dar clase hoy. Cuando me dé una ostia contra la mesa y salga un zapato volando; cuando salga corriendo en medio de clase porque tengo ganas de vomitar; cuando se nos caiga una A gigante del cielo; cuando os mande una notita; cuando se me ocurran cosas extrañas como darme un golpe contra la pared para tener excusa y no dar clase; cuando oigamos el coche de  Lazerini aún sin poderlo ver porque se piense que es Alonso en un final de carrera; cuando me meta dentro del armario del video; cuando le pida a Leti un sudoku; cuando me deje pintar una estrella en la cara o pegar un precio por el que dos bobas de clase se rían de mí pensando que soy tonta (cuando las tontas son ellas , aunque bueno yo también un poquito), cuando me digáis: Yara, haz tal cosa y la haga porque claro que la hago; cuando le piropee a Sergio el hijo de Manolo.

Ya no será una novedad el cola-cao frío, el tirármelo encima; los macarrones blancos… Os parecerá normal cuando me acueste o salte por los bancos de los pasillos; será normal coger folios de manera descarada de la fotocopiadora (o ya lo es?); cuando nos marchemos corriendo en clase de tutoría y nos vea medio claustro de profesoras (haciéndonos parar pero nosotras ni caso); cuando llamen a Débora al móvil y todas hablemos , tosamos o tapemos para que no la vean; cuando hagamos preguntas tontas para que Esther se enrolle aún mas; cuando digamos Mónica viene mañana, Bea Ortiz esta mala o Sara se ha ido a hacer unos papeles jaja. Y es que como la hemos liado eee , pero os digo algo? yo he vuelto a sentir cosas lindas que hacía tiempo que no brotaban en mí . Como sentir que formo parte de un grupo de personas que merece la pena, que me preguntan sobre algo porque realmente les interesa, de las que me gusta saber porque realmente me importan , de las que considero hemos hecho una piña y agradezco todo el apoyo, compañía , aguante y cada una de las grandes cosas que me habéis aportado cada una de vosotras. Muchas gracias chicas!!! Y ahora no esperéis el bebé de Debora Carrera porque no , no va a salir. OS KIERO MUCHO

 

 

Anuncios